El viejo taller

El viejo taller

Anuncios

La ventana indiscreta (1954) de Alfred Hitchcock

Voyeurismo, teleobjetivos e intriga.

 Imagen

A partir de ahora y con una periodicidad (que todavía no se cual sera) iré escribiendo reseñas de películas donde el mundo de la fotografía tengo un peso muy importante en la trama. Y sin mas que decir sobre esto, vamos con este clásico.

No soy yo muy amante del cine anterior al año 1970 y son pocas las películas que suelo ver de antes de esa fecha pero quería empezar con la que seguramente sea la primera que nos viene a la mente de todxs cuando hablamos de la fotografía dentro del cine.

La historia basada en un historia corta del novelista Cornel Woodrich, nos cuenta la historia de Jeffries un reportero fotográfico de éxito, que esta postrado en una silla de ruedas debido a que se la jugo para conseguir una foto de un accidente y debido a no poder salir de su casa se dedica a mirar desde su ventana a todos sus vecinos y terminara intuyendo que uno de sus vecinos ha asesinado a su mujer. No hay mucho mas que comentar de esta mítica película de Hitchcock ya que aunque no la hayas visto, entre tantos homenajes y menciones en todos los medios, conocemos casi de memoria la historia.

Y quizás ese es el gran problema, que sabes tanto de ella que no sorprende. La película transcurre íntegramente en la habitación de Jeffries y todo lo que el siente y ve te lo transmite y aquí hay que quitarse el sombrero ante el director porque una película que parece una obra de teatro no aburra en los mas de 90 min que dura. Porque no olvidemos que tiene ya 60 años y el tiempo no ha pasado buena factura sobre él. Pero aun así sigue mereciendo ver la película por esas dos grandes interpretaciones de James Stewart y sobre todo de Grace Kelly. Ya que el film se sustenta a base de diálogos de la pareja y sus problemas para ir mas adelante en su relación y sin olvidar a la enfermera y el detective los otros protagonistas de la historia. Y entre dialogo y dialogo vamos descubriendo la historia de cada uno mientras nos va dando pequeñas pinceladas de la intriga que va de mas a mas.

La Ventana Indiscreta peca de algo de ingenuidad por cosas como que todos los vecinos estén siempre con las ventanas abiertas para que les puedan observar por mucho que la historia haga incapie en el caluroso verano que están pasando o que el fotógrafo siempre tenga abierta la puerta de su habitación o ese final tan precipitado. Para nada la película es mala, no me mal interpretéis. Ya que los diálogos me parecen geniales, interpretaciones aun mejores, tiene un gran trabajo en la dirección fotográfica y algunas escenas que ya son parte del imaginario colectivo y la historia sigue manteniendo muy buenas cotas de intriga. Pero comparándola con otras obras de Hitchcock… esta no le ha sentado demasiado bien el paso tiempo.